Criptomonedas

Repaso a las criptomonedas: ¿Qué son y cuál es su naturaleza?

Definir en un breve repaso qué son las criptomonedas no es una tarea fácil, pues la naturaleza de estas es amplia y abarca diferentes sectores. Actualmente, los reguladores alrededor de todo el mundo luchan por definir la naturaleza de estas monedas. Así, en Estados Unidos las consideran activos, en Rusia, monedas, otros las consideran reservas de valor.

En el aspecto técnico, se puede decir que son monedas encriptadas que funcionan a través de la tecnología Blockchain. Las monedas descentralizadas no son un concepto nuevo, sino que se remonta a décadas. En ese sentido, hubo muchos intentos, pero todos ello fracasados.

En cuanto al aspecto técnico más importante, se destaca que las monedas digitales son el uso más conocido de la Blockchain. Esta última, nació para superar el problema de seguridad que llevó al fracaso a los intentos anteriores.

Un breve repaso a los factores que dieron origen a las criptomonedas

Para entender qué son las criptomonedas, es de importancia dar un repaso a las condiciones que las generaron. Para finales de la primera década del siglo, la economía mundial estaba inmersa en una profunda crisis financiera. La confianza en el viejo sistema fiduciario fue herida de gravedad.

A esto se sumaban problemas históricos como la inflación, la actitud prepotente de los bancos y otros elementos. En consecuencia, el desgaste del viejo sistema fue el principal motor para el nacimiento de la primera criptomoneda, Bitcoin. Desde entonces, miles de monedas aparecieron y, junto a ellas, nuevas formas como las Finanzas Descentralizadas o DeFi.

Se pueden usar algunos ejemplos ilustrativos para mostrar con mayor claridad la necesidad de que aparecieran estas monedas. El caso de la inflación en Estados Unidos, o casos más extremos como en Venezuela, se traducen en la pérdida del poder adquisitivo de las personas. En el país sudamericano, la moneda local, el bolívar, se devaluó de tal manera que un dólar cuesta decenas de millones de esa moneda. Al poseer Bitcoin, las personas evitan fácilmente la inflación.

Para hacer más corto este repaso, se puede decir que las criptomonedas como Bitcoin, ETH, SOL o BNB, son deflacionarias. Por otro lado, el bolívar, el euro, dólar o pesos, son inflacionarios. Las primeras ganan valor y no son controladas por gobiernos o instituciones y las segundas pierden constantemente su valor y son controladas por políticos.

¿Para qué sirven las monedas virtuales?

Saber qué son las criptomonedas, implica ver para qué son usadas y cuál es su potencial. Por ejemplo, con las mismas se puede pagar por bienes y servicios, esto significa que son dinero. Asimismo, pueden funcionar como un refugio de valor frente a la inflación. También se pueden catalogar como activos de riesgo. De hecho, sus últimos movimientos sugieren una correlación con el Nasdaq.

Aunque estas monedas tienen detractores por decenas los cuales niegan que sean medio de pago, refugio de valor o activos. Pese a ello, los hechos son claros. De este modo, en países con altas tasas inflacionarias, las criptomonedas son ampliamente utilizadas, lo que sugiere una naturaleza de refugio. En lo que concierne a medios de pagos, su uso es bajo. Sin embargo, funcionan de manera correcta.

Otro factor relevante de este repaso sobre las criptomonedas, es la capacidad de protección a la privacidad y el acceso democrático a las mismas. En palabras cortas, el uso de las mismas garantiza que los gobiernos no pueden obligar a las personas a desprenderse de su dinero para financiar guerras u otras acciones nocivas. Al mismo tiempo, para acceder a estas monedas no es necesario pedir permiso, solo basta poseer una conexión de Internet y un dispositivo (PC o teléfono móvil).

Es importante tener en mente que estas ventajas que representan las criptomonedas para las personas, se sostienen sobre la Blockchain. La capacidad de uso descentralizado tiene a los gobiernos desesperados en su afán de quitar impuestos por su uso. Para esto utilizan amenazas, coerción y chantaje. No obstante, un correcto y a la vez sencillo manejo de la seguridad, es suficiente para mantener la privacidad financiera resguardada de los entes centralizados.

Las funciones más básicas

Se pudiera escribir tendidamente acerca de lo que son las criptomonedas. Pero se puede simplificar, describiendo algunas funciones básicas. La mayoría de estas, tiene una emisión limitada (por ejemplo, Bitcoin tiene un suministro de 21 millones). La forma de emisión se realiza por varios protocolos dependiendo de las criptomonedas. Los más comunes son el Proof-of-Work (PoW), el cual se traduce en la generación de monedas por medio de poder computacional, dicho en corto, la minería. El otro es el Proof-of-Stake (PoS). Se bloquea una determinada cantidad de monedas en una aplicación y por ello el stake se recompensa con monedas nuevas. Tanto el PoW como el PoS, son procesadores de bloques de transacciones en la red.

Algunas monedas cuentan con blockchains multipropósito. A diferencia de la Blockchain de Bitcoin, que solo sirve para procesar transacciones de esta moneda, la de Ethereum, Solana o Polkadot, tienen la capacidad de crear contratos inteligentes. Con ellos se generan aplicaciones (préstamos, juegos, stake, pools, etc.), casas de intercambio, tokens (fungibles y no fungibles) y más. Esto conforma el universo de las DeFi o Finanzas Descentralizadas.

Otro aspecto resaltante de este repaso, es como acceder a las criptomonedas. Existen tres formas básicas: por minería, aceptándolas como medio de pago si tienes un negocio o comprándolas. El último factor se puede realizar por medio de un exchange como Binance o Huobi o KuCoin entre otros. Desde estas casas de intercambio, se puede comprar y vender cripto con dinero fiat.

No menos importante es decir que las mismas se pueden almacenar en wallets. Los exchanges ofrecen este servicio, pero tienden a ser inseguros, ya que estos son centralizados y se asemejan a un banco. Al otro extremo, existen las wallets no custodiadas como Coinomi y también las wallet físicas.

En conclusión

Como palabras finales, se puede decir que las monedas son activos no convencionales con naturaleza múltiple. Las mismas pueden ser dinero, reserva de valor, unidad de cuenta y activos financieros al mismo tiempo. La seguridad de las mismas es casi perfecta gracias al poder de encriptado que proporciona la Blockchain.

Un poco más de una década ha pasado desde que apareciera la primera de estas monedas y el valor de ese mercado es enorme. La masificación de su uso, considerando sus ventajas frente a las viejas finanzas, es cada vez más acelerado lo que, unido a la escasez de las mismas, garantizan la subida constante de su precio a largo plazo.

La masificación está en tal límite que incluso un país, El Salvador, adoptó a Bitcoin como moneda de curso legal.

Alejandro Gil Rivero

Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X