Actualidad

Los entusiastas de las criptomonedas quieren reconstruir el Internet con la «Web3»

En las últimas décadas, el Internet ha pasado de ser un pasatiempo a ser una parte esencial de nuestra vida diaria. Pero a pesar del progreso del Internet, los críticos opinan que se ha centralizado demasiado, concentrando su poder en manos de unas pocas empresas tecnológicas.

Sin embargo, la iniciativa denominada «Web3», promete reconstruir nuevamente el Internet con el objetivo de descentralizar su contenido y aplicaciones.

Los defensores de la Web3, argumentan esta tecnología tiene el potencial de perturbar a los gigantes del mundo tecnológico cediéndoles el poder a los usuarios de Internet, en lugar de a las grandes corporaciones tecnológicas. No obstante, la Web3 también ha atraído a algunos detractores destacados, quienes la descartaron como simplemente otra «moda pasajera» de Silicon Valley que «creará más problemas de los que resolverá».

Entonces, ¿qué es exactamente la Web3 y por qué el mundo de la tecnología no puede dejar de hablar de ello?

La Web3 es un movimiento tecnológico que exige la creación de una versión descentralizada del Internet, basada en tecnologías como la Blockchain.

Actualmente, Ethereum es la plataforma más popular en la que se construyen los servicios Web3. Pero hay otros, incluidos Algorand y Polkadot y de hecho, se cree que el término Web3 fue acuñado por primera vez en 2014 por Gavin Wood, Creador de Polkadot y cofundador de Ethereum.

«La Web3 es una especie de visión alternativa de la Internet donde los servicios que utilizamos no están alojados por un solo proveedor de servicios». Expresó en una entrevista Gavin Wood.

Para comprender Web3 y de dónde proviene, es importante observar un poco la historia del Internet.

Durante los años 90 y principios de los 2000, los sitios web eran en su mayoría páginas estáticas en donde solo se podía consumir información. Pero era mucho más difícil producir contenido propio, este periodo se ha denominado como la «Web1», con la llegada de la «Web2» entre principios y mediados de la década del 2000 conocimos aplicaciones como Facebook, YouTube y Twitter, estos sitios eran más interactivos y permitían a los usuarios publicar su propio material y participar en discusiones en línea.

Si bien la Web2 marcó el comienzo de una experiencia en línea más sencilla y de mayor accesibilidad, tuvo como consecuencia algunos factores.

En este momento, el Internet tiene grandes organizaciones que controlan tus datos y brindan servicios que utilizan los datos de los usuarios, cuando alguien está utilizando un servicio, si el servicio es gratuito, esto significa que usted es el producto. Dijo Bertrand Pérez, director de operaciones de la Web3 Foundation. «Esas organizaciones están teniendo mucha información sobre ti y sobre tu vida», agregó.

¿Cómo la nueva «Web3» promete cambiar el Internet?

Según Bertrand Pérez, la Web3 es básicamente una evolución del Internet, inclinándose a un lugar en donde los datos estén menos centralizados. Por lo tanto, ninguna organización tendrá el control total de los datos, proporcionando mayor libertad, ya que no se necesita confiar en una sola organización.

Actualmente, en la Web2 los datos de los usuarios y el contenido son administrados por plataformas centralizadas y la Web3 tiene como objetivo darle una vuelta a este modelo.

En la Web3, la propiedad de elementos virtuales desde avatares de redes sociales hasta canciones, estaría en manos de usuarios a través de tokens no fungibles. Además, el comercio en línea sería impulsado por tokens nativos de diferentes proyectos Blockchains.

«Cuando piensas en la forma en que los creadores de contenido se monetizan hoy en día, confías en las plataformas y sus estándares arbitrarios para obtener flujos de ingresos, lo cual puede ser sorprendente cuando están a tu favor». Comentó Solo Ceesay CEO de Calaxy, una aplicación de redes sociales basada en Blockchain.

Según los partidarios de la Web3, estas tecnologías son compatibles con organizaciones autónomas descentralizadas (DAO), comunidades en línea con sus propios tokens que los usuarios pueden adquirir y comercializar.

La promesa de la Web3 no parece tener el apoyo de todos

La promesa de la Web3 sobre el empoderamiento de la comunidad y la transparencia total suena bastante prometedor; sin embargo, no todos apoyan la idea. Así como hay inconvenientes con «Web2», la visión de los entusiastas de las criptomonedas para una tercera iteración de la red tiene sus propias desventajas.

La Web3 ha atraído la ira de algunos críticos notables, incluido el CEO de Tesla, Elon Musk, y el cofundador de Twitter, Jack Dorsey.

En diciembre del 2021, Musk compartió un tweet cuestionando si la Web3 era «más una palabra de moda de marketing que una realidad». Por otro lado, Jack Dorsey se burló en Twitter de los proyectos Web3 que están respaldados por capitalistas de riesgo, como Andreessen Horowitz y Sequoia Capital.

Eso llevó a una disputa pública entre Dorsey y Marc Andreessen, el destacado inversionista de Silicon Valley. La firma de capital de riesgo de Andreessen ha invertido en algunas de las principales empresas de criptomonedas, incluida Coinbase, Yuga Labs, creadores de OpenSea y Bored Ape.

Cabe destacar, que las empresas Blockchains recaudaron más de $25.000 millones de dólares en fondos en el 2021 impulsados por el auge de la Web3.

La Web3 y el Metaverso

Recientemente, el término Web3 se utiliza en relación con el Metaverso, un mundo virtual en que los usuarios pueden jugar, trabajar e incluso comprar terrenos. Sin embargo, al igual que el Metaverso, la Web3 aún no está bien definida, aunque esto no ha evitado que varias marcas, desde Gucci hasta la NBA, hayan incursionado para descubrir sus propios enfoques para la Web3.

Asimismo, empresas como Ubisoft y Square Enix han lanzado sus propias iniciativas NFT, encontrándose con reacciones mixtas por parte de su comunidad.

«Adoptar a la Blockchain tiene sus propios peligros, creo que simplemente incorporar a la Blockchain a un contenido antiguo no funcionará». Expresó Andrei Brasoveanu, socio de la firma de capital de riesgo Accel y de distintas iniciativas de la Web3. «Tiene que estar involucrado un contenido orgánico bien pensado, para lograr una buena recepción de la comunidad», agregó.

En la actualidad, la Web3 continúa siendo un concepto confuso y presenta numerosos problemas que deberán de ser resueltos para que la tecnología avance. Además, según algunos expertos, las promesas de la tecnología de la Web3 no se han logrado en absoluto.

«La Web3 es mucho más que simplemente vender simios a través del Internet». Comentó Bertrand Pérez. «Se trata de propiedad digital, ya sea para bienes raíces, automóviles o para muchas áreas que actualmente lo necesitan», agregó.

Isaac Daniel Suárez

Tecnólogo, estudiante de Ingeniería Eléctrica e Industrial, apasionado por el Criptomundo, las tecnologías emergentes y todo lo relacionado con los mercados globales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X