NFT

Reino Unido reconoce los NFT como «propiedad privada»

A inicios de mayo, una corte del Tribunal Superior de Justicia de Londres falló a favor de una resolución importante: Reino Unido reconoció los NFT como «propiedad privada». Inmediatamente, la comunidad de la Web3 en Reino Unido aplaudió la propuesta que brinda un marco legal. Esto permitirá regular de forma orgánica el comercio de los NFT y asegurar que quienes comercian con ellos, no sean estafados.

Los NFT cumplen con todas las características de un objeto que se puede poseer de forma privada. Poseen un valor, se pueden comerciar y le pertenecen a quién los tenga en su billetera digital. Sin embargo, el fallo agrega la no extensión de la propiedad privada al contenido subyacente del NFT. Es decir, aquello que se convierte en real (privilegios, objetos reales que son otorgados a quienes compran el Token) no está protegido por la ley.

La desaparición de dos NFT

El 28 de febrero del 2022, la fundadora de «Women in Blockchain Talks» Lavinia D. Osbourne, realizó una denuncia pública, y advierte que dos de sus obras digitales habían sido robadas de Boss Beauties. Colección NFT con más de 10.000 activos NFT de mujeres empoderadas, creadas por «Gen Z change-makers». En el marco de la salida al mercado, se presentó el proyecto en la Bolsa de Nueva York.

Los Tokens están diseñados para otorgarle una serie de privilegios y utilidades a quien los poseyera. Como acceso a eventos exclusivos, derechos de licencia y libros gratuitos. Los activos digitales aparecieron más tarde a la venta en OpenSea. Fueron localizados gracias a una empresa de seguridad e inteligencia llamada Mitmark.

El 29 de abril el Tribunal Superior del Reino Unido emitió un fallo. En el que obligaba a congelar cuentas de Ozone Networks (anfitrión de OpenSea) y solicitó revelar información sobre los dos activos alojados en billeteras distintas. Luego de esto, se detuvo la venta de dichos activos. Los Boss Beauties 680 y 691 salieron del mercado de OpenSea.

La orden judicial emitida contra «personas desconocidas» generó revuelo. Pues la naturaleza de las billeteras de la blockchain implica el desconocimiento de identidad de sus dueños. Esta medida podría servir de precedente para un futuro. Dónde una denuncia por el robo de un NFT pueda llevarse a cabo sin caer en un vacío legal por no ser propiedad privada e intelectual.

Un activo sin un marco legal establecido

Luego del fallo de abril, Osbourne comentó:

«Women in Blockchain Talks se fundó para abrir las oportunidades que ofrece blockchain a cualquier persona, independientemente de su edad, género, nacionalidad o procedencia. Es de esperar que este caso sea decisivo para que el espacio de blockchain sea más seguro, animando a más personas a interactuar con activos emocionantes y significativos como los NFT».

Lavinia D. Osbourne

Al mismo tiempo que la abogada del caso, Racheal Muldoon destaca la «máxima importancia» de estas medidas. Sentando las bases para tratar a los NFT como activos que gozarán de la protección de la ley en Reino Unido.

En Estados Unidos, los NFT son catalogados como propiedad por el Servicio de Impuestos Internos. Sin embargo, el activo subyacente no goza de estos privilegios y protección. La sentencia llevada a cabo a inicios de mayo no genera un marco claro de protección a los privilegios de quienes posean un NFT.

«La propiedad o el activo subyacente que representa al NFT, ya sea una obra de arte o cualquier otro material susceptible de ser protegido por derechos de autor, sigue rigiéndose en el Reino Unido por las mismas leyes de derechos de autor que en Estados Unidos».

Thom Graham

Comentó el CEO de Metaphysic.ai empresa que construye infraestructura hiperrealista en el Metaverso, cuya sede se ubica en Reino Unido.

Actualmente, está en discusión constante la catalogación de los NFT como activos. A pesar de cumplir todas las características propias de un objeto que se puede comerciar, los proyectos de leyes sobre la protección comercial de los NFT no han sido aprobados en el Reino Unido. Por lo que estas sentencias generan un precedente legal. Más no una orden ejecutiva para aprobar dichos proyectos legales.

Leonardo Crespo

Estudiante de economía, entusiasta de la tecnología y las finanzas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
X