Criptomonedas

TerraUSD es el «Lehman Brothers» de la Blockchain

Esta semana uno de los proyectos más sólidos del entorno cripto se derrumbó por completo. Cotizándose TerraUSD al 15% de su valor objetivo. Perdiendo un 99% de su valor, la moneda del ecosistema Terra, LUNA casi desaparece. Luego de perder una capitalización de 84.000 millones de dólares, su precio actual según CoinMarketCap es de 0.0002.

La moneda estable TerraUSD (UST), pertenece al ecosistema Terra funciona de manera logarítmica. Esto quiere decir qué no poseía respaldo en activos financieros o efectivo. Su valor estaba atado a Luna, su capitalización y el valor del mercado.

El respaldo del UST lo garantizaba la Luna Foundation Guard (LFG), una ONG cuyo objetivo es garantizar la paridad 1 UST: 1 dólar. Cuando alguien compra UST con LUNA, estos no se destruyen o queman. Son dirigidos a un fondo cuya finalidad era la compra de Bitcoin para respaldar el valor del UST.

Las monedas estables

La función de una moneda estable es clara. Resguardo de dinero. Las stablecoins están ligadas en un valor 1:1 con una moneda fiduciaria o fiat, la cual es comúnmente el dólar. Los algoritmos de TerraUSD mantenían esta paridad mediante la emisión de LUNA y la quema de tokens. Tomando en consideración y como referencia siempre al dólar.

Desde finales del 2020 cuando saltó al mercado el proyecto, se había mantenido el valor 1 UST: 1 dólar. Con variaciones mínimas desde su puesta en marcha, el proyecto garantizaba a los tenedores una estabilidad que no había sido cuestionada.

Principalmente, el problema fue el exceso de LUNA emitido para compensar el problema de sostenibilidad generado por Anchor Protocol. En un mercado con tendencia bajista, generar un exceso de oferta teniendo una baja demanda significa un descenso descontrolado del precio. El algoritmo respondió de forma tardía, se habían escapado más de 25.000.

TerraUSD pasa de $1 a $0.30 en horas

El valor del UST se desplomó drásticamente de 1:1 a 0.3:1 en cuestión de horas. En el pasado, UST y LUNA se encontraban listados entre los diez criptoactivos con más capitalización, ahora parecen haberse convertido en el nuevo «Lehman Brothers» de la blockchain. Al perder la paridad con respecto al dólar, las oleadas de ventas generaron más inestabilidad al sistema y unas perdidas enormes.

Los eventos de esta semana marcaron un hito en la historia de pérdidas de las criptomonedas. Los validadores de Terra decidieron el día de ayer detener temporalmente la cadena de bloques para evitar ataques de gobernabilidad, el más grande visto hasta la fecha. Al mismo tiempo se liquidaban más de 1200 millones de dólares en Bitcoin para evitar el derrumbe del ecosistema.

https://twitter.com/terra_money/status/1524785058296778752?s=20&t=EKqmRZlQhp_B8LukZrcDfw

Horas más tarde fue reanudada la cadena de bloques, pero ya el daño estaba hecho, recuperar el ecosistema entero era casi imposible.

Anchor Protocol y la insostenibilidad

La gota que derramó el vaso fue Anchor. Anchor es una plataforma de préstamos donde se obtenían tasa de interés compuesto anual de hasta 18%. En el mes de abril, el uso de Anchor empujó la capitalización a $18.000 millones superando a la capitalización de BUSD, hasta entonces la criptomoneda con más capitalización.

El modelo de negocio resultó insostenible, ya que Anchor otorgaba un rendimiento del 18%, pero prestaba dinero al 10%. Por lo tanto, el 8% restante salía directamente de las wallets de los desarrolladores parte de una estrategia de marketing. Dicha estrategia generaba un gasto aproximado de $1.000 millones anualmente.

El ataque de gobernabilidad y un mal momento del mercado generaron la quiebra de uno de los proyectos más prometedores de la blockchain. Generando pérdidas millonarias a compañías e inversionistas individuales con daños incalculables. Durante las horas críticas del ataque al ecosistema Terra, los foros fueron cerrados y al inicio se colocaron los números de teléfono para asistencia al suicidio.

Este evento dejó claro los problemas de escalabilidad existentes aun en los proyectos de la blockchain. Al mismo tiempo una enseñanza para aquellos que han sufrido pérdidas. Aunque una inversión tenga una muy buena imagen, se ha de cumplir siempre la primera regla que se debe aprender: «No apuestes lo que no estés dispuesto a perder».

Leonardo Crespo

Estudiante de economía, entusiasta de la tecnología y las finanzas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X