Metaverso

Para el Metaverso, la realidad virtual incorporada es la verdadera frontera final

En 1969, el primer paseo lunar asombró al mundo y mostró todas las posibilidades de una exploración espacial más amplia en nuestro universo. Sin embargo, casi 53 años después, nuestra imaginación está menos cautivada por la exploración del espacio y más interesada por el desarrollo de una tecnología diferente, el Metaverso.

El concepto de realidad virtual y realidad aumentada (RV/RA) ha existido por años, especialmente en el mundo de los videojuegos, pero el desarrollo del Metaverso ha proporcionado fronteras completamente nuevas para esta tecnología. A medida que más personas incursionan en estos «mundos virtuales», la tecnología actual deberá evolucionar para respaldar esta demanda que cada vez crece más.

Aquí es donde se involucra la «realidad incorporada». La realidad virtual y la realidad aumentada permitieron que el Metaverso asentara sus bases, pero la verdadera prueba de esta tecnología es la posibilidad de que alguien pueda «sentir plenamente» esta experiencia virtual. La realidad incorporada involucrará todos nuestros sentidos, brindando una experiencia más completa, cambiando fundamentalmente la forma en que percibimos la realidad, y es esta frontera final la que cambiará nuestro mundo actual para siempre.

Para el 2020, el Metaverso tenía una capitalización de $46.000 millones de dólares, y según estudios, podría alcanzar $800.000 millones de dólares para el 2024. Asimismo, la inversión en el desarrollo de esta tecnología proviene de grandes actores tecnológicos como Microsoft, Epic y Meta, este último ya ha destinado $10.000 millones de dólares al Metaverso a través de su filial Reality Labs.

La creación de una experiencia del Metaverso única

A pesar del actual desarrollo, la tecnología existente del Metaverso apenas ha comenzado a arañar la superficie de lo que es posible. Aún el Metaverso tienen un largo camino por recorrer, antes de que la tecnología pueda desdibujar la línea entre el mundo real y el virtual. 

Imagina que estás en un mundo virtual y puedes sentir la vibración del sonido, el calor del momento e incluso sentir el aroma del lugar. La experiencia virtual puede y debe ser visceral, pero los efectos visuales actuales no crean la sensación de inmersión necesaria para lograrlo.

Para lograr ello, necesitamos nuevas tecnologías para que las personas puedan «sentir y habitar» las experiencias virtuales, en lugar de solo verlas. Las experiencias más memorables en la vida de una persona están llenas de color, pero más que eso, están ligadas a sonidos, olores y texturas.

Guantes hápticos desarrollados por Meta que permiten a los usuarios sentir físicamente los objetos virtuales del Metaverso, el primer paso hacia la realidad incorporada. Fuente: Meta
Guantes hápticos desarrollados por Meta que permiten a los usuarios sentir físicamente los objetos virtuales del Metaverso, el primer paso hacia la realidad incorporada. Fuente: Meta

Capturar ese nivel de autenticidad y realidad es imposible a través de los métodos actuales de realidad virtual y aumentada. Sin embargo, a través de la realidad incorporada, podemos llevar al Metaverso años luz hacia adelante, borrando los límites de real y lo virtual.

Así como el mundo se asombró con la primera imagen en movimiento, la realidad incorporada debe ser una nueva forma de comunicar sensaciones.

Hasta que nuestros sentidos no estén incorporados virtualmente, no se logrará una realidad incorporada

Cada día estamos más cerca de capturar una experiencia real e inmersiva (visualmente y auditivamente casi lo hemos logrado), pero sentir las cosas como si realmente estuviéramos allí son las claves para cumplir con esta nueva expectativa de la realidad incorporada. Por ello, hasta que los cinco sentidos humanos no puedan simularse en el Metaverso, no se cumplirá con la meta de la realidad incorporada.

Actualmente, la empresa FeelReal Inc, está desarrollando una máscara RV denominada «Feelreal», que puede integrarse con las gafas de realidad virtual Oculus Rift, permitiendo sentir a los usuarios varios efectos físicos como aire, calor, frío y siete olores distintos.

Actualmente, el generador de aromas Feelreal tiene un catálogo de 255 aromas distintos, convirtiendo la realidad virtual en una experiencia más inmersiva.

Por otro lado, la Universidad Meiji, Tokio, ha desarrollado un dispositivo denominado «Norimaki Synthesizer» el cual simula sabores. El dispositivo cuenta con cinco geles diferentes que «crean sabores» al entrar en contacto con las papilas gustativas, combinando y ajustando sus respectivas intensidades.

«Por medio de la aplicación de electricidad en la lengua y las características específicas de nuestros geles, podemos recrear la sensación del gusto». Expresaron los creadores de este dispositivo que puede acercarnos a una realidad virtual incorporada.

El Metaverso está en desarrollo, y es probable que pronto desempeñe un papel clave en nuestra vida personal y profesional. Sin embargo, aún queda un largo camino para poder disfrutar plenamente de los sentidos como el gusto, olfato y tacto de manera virtual, cuando se logren incorporar plenamente todos los sentidos, la realidad virtual incorporada será un hecho.

Isaac Daniel Suárez

Tecnólogo, estudiante de Ingeniería Eléctrica e Industrial, apasionado por el Criptomundo, las tecnologías emergentes y todo lo relacionado con los mercados globales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X