Criptomonedas

Terra 2.0: ¿Es una bifurcación o génesis?

Las últimas tres semanas significaron una catástrofe en el entorno de Terra Form Labs. La desvinculación del UST respecto al dólar generó desconfianza. Es por esto que la respuesta del mercado fue liquidar posiciones, esto generó la perdida del 97% del valor de LUNA en menos de 24 horas. LUNA, la hermana del UST funcionaba en un entorno híbrido donde era el respaldo del UST. Al ocurrir la crisis, prácticamente todo el entorno colapso. La propuesta para salvar el proyecto es la creación de Terra 2.0 y LUNA 2.0.

El 28 de mayo a las 6:00 AM UTC se produjo el primer bloque de la nueva cadena de LUNA 2.0. Su nombre es Terra y parece un esfuerzo en donde Terra Form Labs y Do Kwon esperan tener una segunda oportunidad y salvar su reputación.

La propuesta 1623, aprobada con un 65,50% de votos a favor por la comunidad el 25 de mayo es un respiro para Terra Form Labs. Desde el 16 de mayo Do Kwon intentaba sanear el entorno y salvar LUNA. La propuesta 1623 destaca por la eliminación del UST de su nueva Blockchain.

https://twitter.com/terra_money/status/1529451631263174656

La propuesta llevará una génesis de una nueva Blockchain, llamando a la nueva versión de la moneda LUNA 2.0 y creando una Blockchain llamada Terra Classic y un token similar a LUNA llamado LUNA Classic (LUNAC), alojando el entorno anterior (y todos sus activos existentes) en Terra Classic.

El catastrófico caso de Anchor Protocol

El principal uso del UST y de LUNA era estar depositados en Anchor Protocol. Esto causó que en el mes de abril el 73% de las reservas existentes de UST estuvieran bloqueadas. La promesa de Anchor Protocol era otorgar un 20% de interés. Al no poder obtener un 20% de manera segura, los tenedores de UST en Anchor Protocol se marcharon.

El viernes 6 de mayo, había unos 14.000 millones de dólares en Anchor. Para el domingo, solo quedaban 11.700 millones de dólares en Anchor. Para ese momento el UST aún estaba vinculado al dólar. Una pérdida de 2.300 millones de dólares de capital representó la gota que derramó el vaso.

La salida masiva se genera al perder utilidad el UST. Al no poder sacar provecho en Anchor Protocol, los tenedores no veían a UST como algo útil, comenzaron a liquidarlo en plataformas de intercambio como Curve Finance.

El sistema de «quema y emisión» de la red Terra no resultó suficiente para mantener el ecosistema. Los arbitrajistas se aprovecharon de este sistema y utilizando Curve lograron deshacerse de sus UST por cualquier stablecoin que conservara su valor relativo.

Otro de los mecanismos de salvavidas que poseía el entorno de Terra eran posiciones en Bitcoin que podrían ser liquidadas a fin de otorgar liquidez al proyecto y lograr vincular el UST nuevamente. Este plan fue llevado a cabo y la liquidez fue absorbida por la hiperinflación al permitir la emisión sin restricciones de LUNA. No se sabe a ciencia cierta si la totalidad de los Bitcoins destinados a este rescate fueron usados para otorgar liquidez.

Esto ocasionó una oferta de UST decreciente a medida que se quemaban para comprar LUNA y su ofertaba aumentaba. A pesar del intento por deshacerse de todos los UST, los usuarios encontraban limitaciones como la cantidad de LUNA y UST que se podían crear/destruir y unas tasas de gas excesivamente altas en la red (esto debido a que se encontraba saturada durante la salida masiva). Sin embargo, esto no les impidió contribuir a la caída en picada del precio.

La nueva cara de la moneda, Terra 2.0

La nueva génesis (y no bifurcación) trae consigo un increíble cambio al desligarse de la stablecoin algorítmica UST. Además de conservar la antigua Blockchain pero separada de la nueva. Terra y LUNA 2.0 dan una oportunidad para aquellos que perdieron sus ahorros e inversiones durante la crisis.

La confianza en el proyecto ha sido puesta a prueba durante la votación y al ser aceptada, el mensaje es claro. Gran parte de la comunidad de desarrolladores y usuarios no desea dejar detrás un proyecto, a pesar de haber perdido miles de millones de dólares.

Los desarrolladores de aplicaciones DeFi generaron un entorno eficiente utilizando LUNA y UST. Este es uno de los pilares principales de la propuesta, no abandonar a aquellos que crean en el proyecto. A pesar de haber perdido un 99% del valor y ser deslistado de todos los Exchanges.

La distribución de los tokens será distinta a la existente. Durante el lanzamiento de LUNA 2.0 se realizará un Airdrop de 1.000 millones de LUNA 2.0 los cuales se dividirán de la siguiente manera:

  • 35% para a los poseedores de Luna previos al ataque.
  • 10% a los titulares de Luna posteriores al ataque.
  • 10% para los titulares de AUST previos al ataque.
  • 15% a los titulares de UST posteriores al ataque.
  • 30% a un grupo comunitario controlado por un gobierno de participación.
  • 10% de esto hacia los desarrolladores.

Los exchanges que soportan el Airdrop incluyen Binance, Kraken, Huobi Global, Bitrue, Bybit, HitBTC, Okcoin, OKX Gateio KuCoin, LBank, Cryptocom, FTX, Bitfinex, Bitget y MECX Global. Dicho Airdrop está limitado a aquellos que poseían LUNA o UST previo al ataque o posterior al mismo cuando aún no se había detenido la blockchain original.

Se espera la distribución sea capaz de motivar la utilización e implementación de la nueva Blockchain y de LUNA 2.0. Se espera también los desarrolladores de DeFi Apps en funcionamiento migren de la red de Terra antigua, ahora llamada Terra Classic a la nueva Blockchain cuyo nombre será Terra. El éxito del rescate dependerá de ello, de cuan atractiva sea LUNA 2.0 para los usuarios.

La aclaratoria sobre si era o no realmente una bifurcación se llevó a cabo por un usuario de Twitter.

https://twitter.com/stablechen/status/1526645943709204480?s=20

¿Qué sucederá con Terra Classic y LUNA Classic?

El futuro del antiguo y casi deshecho proyecto es incierto. Los activos existentes en el anterior ecosistema pasarán a Terra Classic. Las monedas estables Terra (UST, KRT, EUT, etc.) pasarán a llamarse monedas estables Terra Classic (USTC, KRTC, EUTC, etc.). De igual manera, los saldos permanecerán como están, no se verán afectados por el cambio de cadena.

El valor actual de Terra Classic (llamémosle LUNA 1.0) se sitúa en $0.00009341 descendiendo un 20% en las últimas 24 horas. La nueva LUNA 2.0 luego de su lanzamiento con un precio inicial de $17.8, ascendió a $19.3. Para luego descender un 73% y cotizarse actualmente en $5.10. Por otro lado, el USDTC cotiza en $0.02606 actualmente y ha perdido un 24% de su valor en las últimas 24 horas.

Los esfuerzos por rescatar el proyecto de LUNA y el ecosistema parecen no ser muy efectivos a corto plazo. A medida que el mercado se adecúe y la propuesta de rescate 1623 se implemente en su totalidad, podremos observar el desenvolvimiento del mercado y la adopción de la nueva Blockchain de Terra y LUNA 2.0.

Leonardo Crespo

Estudiante de economía, entusiasta de la tecnología y las finanzas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X